Juncalillo

En lo alto de la Montaña de Valerón, una de las cumbres del municipio de Gáldar, emplazada en las inmediaciones de Juncalillo, se levanta una cruz de tea.

«El 1 de Abril de 1914 el Obispo de Canarias, Ángel Marquina Corrales, concede a la localidad de Juncalillo la condición de Ayuda de Parroquia, que le proporciona una cierta autonomía respecto a Artenara.

Así se explica que, entre los días 7 y 15 de octubre de 1914, la Santa Misión se desarrollase en esta localidad, y que, con este motivo, el 20 de octubre de 1914 se colocara una cruz en lo alto de la Montaña, se oficiaran dos Misas y los feligreses asumieran la promesa de celebrar cada año la eucaristía y el rezo del Rosario en la explanada en la que se alza la cruz.

Parece ser que la devoción fue diluyéndose en el tiempo y que por este motivo, en 1954, el párroco de Juncalillo decidiera restaurar la cruz, ligeramente deteriorada, para recuperar la tradición perdida.

Treinta años después, es sometida a una nueva restauración. El 26 de Julio de 1992, en un acto solemne, se colocó, de nuevo la cruz en su lugar, se bendijo la obra y se descubrieron dos placas conmemorativas.

La cruz de tea que resplandece ante el Pinar de Tamadaba sigue siendo la original, y en su base, a media altura, se encuentran las dos placas, una que alude a su origen y otra que versa sobre su última rehabilitación».

FUENTE: https://atlasruraldegrancanaria.com/fichas_int.php?n=203&t=fichas