Barranco Hondo

“Después que los españoles trageron y enseñaron el modo de quesear, se fabrican en esta isla Gran Canaria de la leche de ovejas quesos de regalado género y en particular los que se hacen en los términos de Cueba Bermeja y Barrancohondo que es cierto exceden de los mas estimados de Flandes (…)”

FRAY JOSÉ DE SOSA. “Topografía de la Isla Afortunada de Gran Canaria”, 1678.

Transcurridos más de trescientos años de este apunte del historiador franciscano, corroborado por Viera y Clavijo un siglo después (“… el queso del pago de Barranco Hondo puede contarse entre los mejores del mundo…”), continúa elaborándose queso de forma artesanal en las inmediaciones de Barranco Hondo, un asentamiento troglodita que en 1993 fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico.

Los Altos de Gáldar albergan un número sorprendente de asentamientos trogloditas. El de Barranco Hondo de Abajo ocupa la vertiente de solana de este valle encajado que desagua en la presa de Los Pérez.

Las cuevas comenzaron a ser excavadas en un sustrato de brecha volcánica por los antiguos canarios, como ha constatado la arqueología, que consigna la existencia de grabados geométricos de adscripción indígena. La ocupación del asentamiento se prolongó tras la Conquista de la Isla, hasta la actualidad.

El pueblecito cumbrero, emplazado a unos 1.000 metros de altitud sobre el nivel del mar, no muy lejos del pago de Juncalillo, cuenta con una ermita labrada en la roca, bajo la advocación de la Virgen de Fátima, y con un museo etnográfico que exhibe muestras de la cultura popular de estos parajes.

FUENTE: https://atlasruraldegrancanaria.com/fichas_int.php?n=201&t=fichas